Ángel: el asilado político que sueña con tener su propia empresa en España

Ángel llegó a España hace 7 meses procedente de Venezuela. Es uno de los muchos venezolanos que ha solicitado asilo político al gobierno español debido a la aguda crisis que atraviesa su país.

“Trabajaba en una distribuidora que prestaba servicios a la cervecería más grande de Venezuela. Hubo personas cercanas al gobierno que se dieron cuenta de que se manejaba mucho dinero en la empresa y quisieron expropiarla, pero los trabajadores nos unimos para evitarlo”, nos relata.

A partir de ahí, comenzaron las amenazas. Ángel y sus compañeros tuvieron que enfrentar agresiones físicas y psicológicas. “Cuando íbamos al banco a depositar dinero, nos lanzaban piedras al coche. Incluso en casa llegamos a recibir pedradas en las ventanas”, cuenta.

El punto álgido de la situación se dio cuando el coche de su jefe fue destruido a tiros. En ese momento, tomó la decisión de salir de su país junto a su pareja.

Llegar a España: un proceso difícil

Una vez en España, tuvo que replantear toda su vida y su carrera. Ingeniero químico de profesión, se enfrentó a la idea de no poder ejercer por tiempo indefinido: “En este momento no cuento con los recursos para homologar mi título. Cuando caí en cuenta de que no podría seguir con mi carrera, me pregunté: “¿y ahora qué hago con mi vida?”.

Su situación no ha sido nada fácil en España. Hasta agosto, él no contará con permiso de trabajo y su pareja no puede mantenerlos a los dos con su sueldo. “Apenas podemos cubrir los gastos básicos. Hemos tenido que recibir alimentos de una parroquia cerca de casa en la que hago voluntariado”, señala.

Optimismo ante el futuro

Pero Ángel no ha tardado en recuperar el optimismo. Su trabajadora social le puso en contacto con la Fundación Altius, donde decidió apuntarse en un curso de camarero. “Sé que aquí en España el sector hostelería tiene mucha demanda así que me pareció una buena idea hacer el curso para conseguir trabajo cuanto antes”, afirma.

En el curso se sintió muy a gusto. Valora la calidad de la formación recibida y el haber recibido la oportunidad por parte de la Fundación. “El curso fue muy completo. En muy poco tiempo, nos dieron las herramientas esenciales para trabajar como camareros. Además, nos impartieron un módulo de inglés, que es muy importante para atender a los turistas”, explica.

Tras el curso, Ángel ha comenzado a realizar prácticas en VIPS. No obstante, no se conforma y ya ha empezado a trazar proyectos para el futuro. Ha hecho talleres y buscado información sobre emprendimiento, pues sueña con montar su propio negocio en el sector restauración. Además, cuando logre homologar su título, planea realizar máster en Biotecnología Alimentaria.

Ángel es positivo con respecto al futuro. Sabe que el camino que tiene por delante no es fácil y requiere paciencia, pero confía en que las cosas eventualmente saldrán bien: “A corto plazo, mi prioridad es encontrar trabajo. A largo plazo, llevaré a cabo mis proyectos de emprendimiento. Sé que si no hay grandes obstáculos en el camino, todo va a salir bien”, concluye.

CURSOS GRATUITOS HOSTELERÍA CON CERTIFICADO OFICIAL

En la Fundación Altius Francisco de Vitoria, con la colaboración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo, ofrecemos Certificados de Profesionalidad  para mejorar tu empleabilidad en sectores con alta demanda de contratación. 

Inscripción abierta, llámanos para informarte al 900 365 121

 

 

¿Cómo conseguir empleo? Consejos útiles de la Fundación Altius

Cada mes, cientos de personas acuden a la Fundación Altius Francisco de Vitoria para recibir apoyo en su búsqueda de empleo. En su mayoría, se trata de inmigrantes que cuentan con un círculo de apoyo muy pequeño o inexistente, por lo que encuentran más difícil su inserción laboral.

Belén y Rut son las encargadas de gestionar la Agencia de Colocación de la Fundación. Se trata de un servicio gratuito de intermediación laboral cuyo objetivo es ayudar a los usuarios a encontrar empleos adecuados a sus características. Igualmente, facilitan a distintas organizaciones y empresas trabajadores que sean apropiados a sus demandas.

“Trabajamos la intermediación laboral, llevamos los itinerarios y hacemos contacto con empresas para conseguir ofertas de empleo. Estamos abiertos a todo tipo de colectivos. Cualquiera que quiera un trabajo o una mejora de empleo puede pasarse por la Fundación”, nos cuenta Rut.

Cada caso es estudiado en detalle. La idea es poder crear un itinerario de inserción laboral personalizado en el que se toman en cuenta las aptitudes y actitudes de cada usuario para lograr su inserción laboral. “También examinamos su experiencia y la problemática que tiene”, nos explica Belén.

¿Qué hacer cuando se lleva mucho tiempo sin trabajar?

Muchos de los usuarios atendidos atraviesan situaciones muy complejas y pueden llevar años sin haber tenido un trabajo: “A aquellos que llevan mucho tiempo sin trabajar, les sugerimos abrir el campo. Que busquen reciclarse y prueben en otros sectores. Les planteamos hacer un curso de formación y valorar otros puestos de trabajo y no solo centrarse en lo que ha hecho siempre”, asegura Rut.

Según explican en la Fundación, los empleadores buscan candidatos con experiencias de trabajo reciente. Mientras más reciente, más posibilidad tiene la persona de obtener el empleo.

Y es que es mucho más fácil que alguien encuentre trabajo cuando ya tiene un empleo, según explica Belén: “Les mandamos a cualquier otra oferta que aunque no tenga mucho que ver con lo suyo, pueden hacerlo, porque ya desde ahí es más fácil que encuentren en lo que quieren”. La motivación de los usuarios cambia, se sienten más animados y su posibilidad de encontrar un empleo en su área aumenta considerablemente. “Se trata de que generen el hábito de despertarse temprano, organizarse y volver a trabajar en grupo”, añade Belén.

Cada inserción es una alegría. Los usuarios que llevan mucho tiempo sin trabajar, tienen familia e hijos y por tanto muchas deudas que pagar: “Cuando consiguen un empleo se alegran muchísimo y nos agradecen un montón”, afirma Rut.

Consejos para un buen CV

Desde la Agencia de Colocación de la Fundación, ofrecen algunos consejos para crear un buen CV:

  • Antes que nada, un buen CV debe estar actualizado.
  • Es necesario que estén las fechas de inicio y de fin de cada trabajo, las funciones desempeñadas y ofrecer detalles de las mismas.
  • La formación recibida, como cursos o talleres, deberá colocarse conforme la oferta a la que se aplica.
  • Se deben señalar los idiomas y el carnet de conducir (de tenerlo).
  • Las fotos nunca deben ser selfies y la indumentaria formal.

Todos los martes y miércoles desde las 10:00 hrs hasta las 13:00 hrs, funciona la Bolsa de Empleo de la Fundación en la que las personas desempleadas reciben asesoría en su búsqueda de trabajo.

La Fundación Mutua Madrileña entrega su ayuda al proyecto Jóvenes en La Cocina de la Fundación Altius

La Fundación Mutua Madrileña ha entregado sus ayudas a proyectos de acción social en un acto presidido por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el presidente de la Fundación Mutua Madrileña, Ignacio Garralda.

En 2017 se destinarán más de 680.000 euros a impulsar programas en el ámbito de la discapacidad, la violencia de género, la infancia,  la cooperación al desarrollo y la integración de jóvenes en riesgo de exclusión, ámbito en el que trabajará la Fundación Altius Francisco de Vitoria.

Durante el acto, se han entregado la V Convocatoria Anual de Ayudas a Proyectos de Acción Social a 32 entidades y los IV Premios al Voluntariado Universitario, la recaudación íntegra de los conciertos organizados por la Fundación Mutua a lo largo de 2016, y el importe obtenido por los empleados de la aseguradora en la subasta solidaria que se organiza en Navidad. En total, 33 iniciativas de 32 entidades sin ánimo de lucro para proyectos que mejoren la situación de personas con discapacidad, jóvenes en riesgo de exclusión social, infancia, víctimas de violencia de género y cooperación al desarrollo.

El proyecto de la Fundación Altius Francisco de Vitoria Jóvenes en la Cocina se desarrolla en el ámbito del empleo joven. Tiene como fin último la inclusión sociolaboral de jóvenes en riesgo de exclusión social de la Comunidad de Madrid de 16 a 35 años, mediante el diseño y realización de acciones integrales de orientación laboral, itinerarios personalizados de inserción laboral y formación teórico-práctica en el área de hostelería y restauración.

Los objetivos cuantitativos del proyecto son los siguientes:

  • Ofrecer herramientas a 250 jóvenes para trabajar las habilidades personales y profesionales.
  • Implementar itinerarios integrados de inserción para 250 jóvenes desempleados.
  • Acciones de formación y prácticas en empresas para 120 jóvenes.
  • Conseguir la inserción laboral de al menos el 15% de jóvenes participantes.

 

 

Ivonne: deseos de superación que dan frutos

Ivonne necesitaba un trabajo. Con 24 años, esta estudiante de Comercio de la Universidad Complutense sentía que era el momento de comenzar a ganar experiencia para mejorar su currículum. Además, las cosas en casa no marchaban bien en lo económico: sus padres tuvieron que cerrar un locutorio y una frutería de las que eran dueños. Desde entonces no ha sido fácil para ellos.

Echaba currículums y se inscribía en páginas webs de búsqueda de empleo, pero sabía que las posibilidades de conseguirlo eran pocas entre tanta competencia. Y entonces, la suerte le sonrió: “Vi un anuncio en Facebook sobre un curso de comercio en la Fundación Altius. Me llamó la atención porque pensé que podía complementar lo que estoy estudiando. Además, ofrecían prácticas así que aproveché la oportunidad”, nos cuenta.

A pesar de tratarse de un curso de dos meses, Ivonne asegura que el contenido ha sido muy completo. Valora el hincapié que ponían sus profesores de la fundación en la parte del autoconocimiento: “Hacíamos muchas dinámicas para conocernos, para saber cuáles son nuestras fortalezas y debilidades”, explica.

Del curso a las prácticas, de las prácticas a un contrato laboral

Al finalizar el curso, fue seleccionada para hacer prácticas en Bricomart Usera. Recuerda que fue una época ardua para ella pues debía compaginar sus obligaciones con la universidad, con el curso y con las prácticas. Sin embargo, supo organizarse y sacar provecho de esta etapa, pues al finalizar las prácticas, le ofrecieron un contrato de trabajo.

“Durante las prácticas pensaba: “me tengo que quedar, lo tengo que conseguir”. Pensaba que si no lo conseguía, al menos habría ganado experiencia en el currículum. Cuando me llamaron, me puse muy contenta. Mis padres también lo estaban”, nos relata entusiasmada.

Optimista acerca del futuro

La experiencia hasta ahora ha sido más que grata. Disfruta de su trabajo atendiendo a la gente y aprendiendo todo lo que puede sobre lo que le apasiona: “Me gusta ayudar a la gente, hacerla sentir a gusto y cómoda”, afirma.

Considera que su interés por el comercio puede ser de familia: “Cuando era pequeña, ayudaba en la frutería de mi abuela. Al terminar mis deberes del colegio, echaba una mano para cobrar y atender a los clientes”, rememora.

En dos años, Ivonne terminará su carrera universitaria. Espera poder continuar en Bricomart, ganando experiencia e independencia económica.

FAFV © Copyright Centro de promoción social Fundación Altius Francisco de Vitoria - Diseño por: Departamento de comunicación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies